Lectura: Organízate con eficacia

Imagen via Pepe Ortuño bajo licencia Creative Commons

Al final he acabado leyendo el libro de David Allen sobre el sistema GTD. Como nuevo entusiasta de la productividad creía que era imprescindible ir al origen del fenómeno para comprenderlo mejor, y la verdad es que no me ha decepcionado nada. Gracias a la lectura he podido comprender algunas de las bases del sistema, lo que me permitirá una mayor eficiencia en la puesta en práctica del método. Para ilustrar alguno de los cambios a los que hago referencia podéis leer el post de la serie GTD: Conceptos básicos.

A pesar de parecer un libro espeso, resulta ser bastante comprensible. Se divide en tres partes:

  1. El arte de organizarse con eficacia. Donde se presenta la base y motivación del sistema, contestando las preguntas:
    1. Porque es necesario hoy en día contar con una metodología de organización de tareas?
    2. ¿Cuáles son los pasos o fases en que se basa el método?
    3. Que es la planificación natural? y cuáles son las ventajas de aplicarla a la planificación de proyectos.
  2. Practicar la productividad sin estrés. En la parte central nos explica cómo poner en marcha el sistema y se repasa más detenidamente cada uno de los cinco pasos que componen el método. Finalmente entra en el mundo de los proyectos, como mantener el control sobre los proyectos que tenemos entre manos, centrándose en la planificación, las herramientas para llevarla a cabo, y cómo aplicar los pasos del sistema.
  3. El poder de los principios fundamentales. La parte final del libro recalca la importancia de principios como recopilar, decidir la acción siguiente y el hecho de centrarnos en los resultados. Destaca los cambios que podemos experimentar gracias a cada uno de ellos, tiene un marcado tono motivacional, y si hemos seguido la lectura con un poco de entusiasmo al autor le sirve para rematar la faena. Acaba de convencernos de que GTD puede mejorar nuestra forma de trabajar, y nos puede ayudar a mejorar nuestra calidad de vida.

Personalmente recomiendo leer el libro después de haber realizado una aprendizaje previo en el mundo de la productividad y del método. Una de las cosas que me ha hecho darme cuenta es de la gran labor que realizan blogs como ThinkWasabi o El canasto. Sin sus posts y sus sceencast la lectura del libro hubiera sido más espesa y menos entusiasta.

Finalmente destacar la recomendación realizada por el autor: Volver a leer el libro al cabo de seis meses. Una nueva lectura nos proporcionará una nueva perspectiva sobre el tema. Nos descubrirá nuevos detalles, y nos hará ver cosas que antes de entrar de lleno en el método era imposible que tuviéramos en cuenta. Yo ya tengo ganas.