Programación eficiente: Asentando las bases

Imaten via pheaber bajo licencia Creative Commons

Estos últimos meses he aprendido mucho sobre productividad, aunque todavía me queda mucho por hacer y por aprender. Lo mejor de todo es la posibilidad de aplicarlo en mí día a día. Como analista-programador llevo años dándome cuenta de cómo pierdo el tiempo a la hora de desarrollar proyectos, gestionar tareas e implementar ideas. Los conceptos presentados a continuación quieren ser los primeros de una serie sobre productividad, herramientas productivas en el desarrollo.

Trabaja con un framework. Se que muchas veces no podemos decidir las herramientas que usamos para trabajar, es una decisión que depende de terceros, pero si tenemos la oportunidad decidimos hacerlo con un entorno integrado, donde las API’s. estén encapsuladas, existe una funcionalidad preimplementada, y un entorno amigable para desarrollar. Nos permite centrarnos en crear, dejando de lado problemas como la implementación desde 0 de ciertos componentes. Si queremos crear una página web o un blog, decantarnos por opciones como Joomla o WordPress, Con el framework, conocimientos en PHP y mySQL obtendremos el control total y un plus productivo importante.

Cultiva costumbres que mejoren la calidad de tu código y de tu aplicación. Trabaja con patrones e intenta evitar los antipatrones, lleva tu código del mundo de la artesanía al mundo de la ingeniería. Con el uso de patrones de diseño, los recursos que nos proporcione nuestro framework a la hora de implementar código, podemos construir nuestras aplicaciones o nuestras webs, con una estructura más sólida gracias a modelos estandarizados y testeados por una gran comunidad de desarrolladores. En cierta forma lo que buscamos es implementar nuestras aplicaciones de una forma dirigida, siguiendo unas pautas. No quiere decir que renunciemos a los aspectos más creativos de la implementación, hago referencia a no perder tiempo reprogramando utilidades o estructuras ya desarrolladas, construir la aplicación de una estructura más sólida y aplicar el factor creativo donde realmente sea útil.

Si desarrollas con un IDE, aprende todos sus trucos y potencial con los plug-ins que aligeren aquellas tareas que te hacen perder tiempo innecesariamente. Desde los atajos de teclado, a las funcionalidades más importantes, hasta conocer a la perfección el proceso para debugar  las aplicaciones, pasando por las opciones de configuración y herramientas que nos ofrece. Saber utilizar nuestra principal herramienta puede convertir un entorno de trabajo del que aprovechamos una mínima parte y que muchas veces nos genera problemas – y estrés – debido a su complejidad, en un entorno que nos enriquezca asistiendo en lo proceso de implementación. Si nos facilita el trabajo, podemos dedicar la energía ahorrada a temas más constructivos.

Atención las novedades,  mantén tu plataforma de desarrollo actualizada. Tanto en los sitios oficiales del entorno o la plataforma para mantener al día el IDE, las librerías y plugins que utilizamos. Actualmente las mismas plataformas ofrecen sistemas automatizados para realizar el seguimiento y las actualizaciones. Un ejemplo es WordPress, que nos notifica la actualización desde dentro del mismo entorno, pudiendo aplicar cambios con un único clic. Si mantenemos una cierta prevención, dejando unos días de margen para verificar que no aparezcan problemas inesperados en la actualización, al mantener al día el entorno evitaremos problemas innecesarios.

Encuentra tus referencias y lugares de consulta en la red. Aparte de los sitios oficiales, donde se nos proporciona formación y ejemplos, tenemos a nuestra disposición la comunidad de programadores. Foros, blogs y una infinidad de recursos para nutrirnos. Elegimos los mismos teniendo en cuenta nuestra línea de trabajo y su estilo a la hora de implementar. Personalmente busco información en webs de programadores con un perfil profesional similar al mío, los tengo dentro de una lista reducida de webs que visito regularmente. No cometamos el error de crear una biblioteca con un sinfín de referencias, la abundancia acabará matando nuestro interés.

Unas cuantas pautas básicas sobre cuál serían las primeras trazas para montar tu sistema de desarrollo. Más que consejos dados por la experiencia es un ejercicio de sentido común. En próximos posts hablaré de herramientas más específicas para mejorar nuestro rendimiento diario.