Blogging productivo

Imatge via bionicteaching sota llicència Creative Commons

Crear un blog es sencillo, lo realmente difícil es mantenerlo. Si te lo tomas en serio deberás dedicar tiempo y recursos para crear contenido. Pensar sobre lo que escribirás, preparar el post, buscar los recursos para hacerlo más atractivo, fotos, vídeo, etc … Todo ello requiere tiempo y dedicación que hay que quitar de otros asuntos. Por mucha ilusión que pongamos al principio, esta decaerá. ¿Porque os cuento todo esto? Pues porque una de las cosas que me ha ayudado a mantener un ritmo de dedicación regular, ha sido la asimilación de una serie hábitos y costumbres relacionados con la productividad. El post de hoy es un repaso a cómo el blogging me ha ayudado a aplicar una metodología de trabajo, y en qué aspectos me ha hecho mejorar.

Crear contenido de una cierta calidad, no me refiero sólo a texto, sino en todo el media que incorporamos para ilustrar y complementar, requiere de concentración. Soy una persona dispersa, y uno de los retos a superar la hora de escribir los post fue dejar de lado todas las distracciones y centrarme en escribir, o si lo prefiere en producir. Una cuestión de voluntad, de trabajar únicamente con lo necesario para no caer en distracciones absurdas. En otras palabras, FOCALIZAR.

El otro gran obstáculo fue entender que para preparar una publicación hay que seguir un proceso. No basta con sentarse ante el ordenador y teclear horas antes de publicar el post. Hay que ser un poco metódico, hacer una lluvia de ideas para decidir sobre lo que se escribirá, tomar notas, desarrollarlas y dar forma al texto. Todo ello con suficiente margen para hacer las correcciones oportunas, formatear e ilustrar el texto. Nada del otro mundo, cada blogger tiene su METODOLOGÍA. Repitiendo reiteradamente este proceso, semana tras semana, he acabado creando un hábito. Me he acostumbrado a la carga de trabajo que conlleva, asimilándola como algo más de mi rutina. Una simple cuestión de CONSTANCIA.

Pero el gran paso cualitativo a la hora de trabajar en la página, mientras disfrutando haciéndolo, fue cuando empecé a aplicar GTD. Por fin había encontrado un método para trabajar en varios proyectos en paralelo. Podía trabajar mis escritos, sin descuidar temas de diseño y en otros proyectos profesionales sin que quedaran estancados, el gran problema que tenía hasta entonces. Destacaría una serie de aspectos dentro del blogging que me han ayudado a asimilar mejor GTD:

  • Comprender el concepto acción y proyecto. El hecho de dejar de clasificar Escribir un post como tarea, para pasar a llamarlo proyecto, u organizarlo con una lista de control.
  • Trabajar en varios proyectos a la vez. Desarrollar el contenido, el diseño y la promoción del blog paralelamente sin que ningún aspecto quite tiempo a otro.
  • La posibilidad de definir de una forma muy nítida los objetivos. Publicar un post determinado, modificaciones concretas en el diseño, encontrar un mejor sistema de hosting, marcó un hito de lectores etc … objetivos realistas y medibles.
  • Definir objetivos a distintas alturas. Me refiero a la forma de alcanzar metas, descomponiéndolas en un conjunto de proyectos con acciones tangibles que al completarlos nos permitirán alcanzar nuestro objetivo.

Tener un blog significa aprender, y para aprender se necesitan puntos de referencia. He encontrado un gran número de especialistas en productividad, todos con su página, y todos con contenido de calidad, para no enumerarlos os remito a blogroll que encontrarás en la barra lateral, o en mi lista de Twitter dedicada al tema y llamada Lectura productiva. Sólo una nota, cuando leo sus artículos no sólo aprendo algo nuevo, sino que muchas veces este algo nuevo se incorpora a mis rutinas. La otra cara es la cantidad de lecturas a realizar y el coste de los procesos para publicar, pero bueno, el tema de la automatización de procesos y la gestión de información es para otro post  : )

Aplicar los principios productivos al blogging, produciendo este blog, me ha permitido implantar GTD en mi rutina, y percibir el cambio a mejor. Esto me ha dado el entusiasmo necesario para tomarme el uso del sistema serio para todos los asuntos profesionales y personales. Lo que empezó siendo un test, utilizando el blog como prueba piloto, se ha acabado convirtiendo en un método de trabajo generalizado. Y tú,  ¿hay alguna área de su vida que se haya potenciado desde que aplique una rutina productiva? ¿Qué? Tienes a tu disposición los comentarios para compartir, o si lo prefieres puedes enviarme un mensaje a través de mi cuenta de Twitter.