Convierte tus notas en información útil

Desde hace un tiempo me he acostumbrado a leer tomando notas sobre el contenido del libro, lo que me permite sacar un mayor provecho de la lectura. Tomar notas es una costumbre que se ha ido extendiendo por las diferentes actividades de mi rutina: reuniones, realización de tareas, charlas… Me permite sacar un mayor provecho de estas actividades, tengo presentes detalles que si no permanecieran sobre papel escrito se perderían. Esta pequeña diferencia me ayuda a convertir un buen trabajo en un trabajo de calidad. Las siguientes líneas hablan sobre cómo tomar notas y de cómo trabajar el contenido para sacarle provecho.

Imagen vía sergis blog bajo licencia Creative Commons

Diseñemos nuestro propio sistema para tomar notas. Yo acostumbro a acompañar mis lecturas de medio folio, donde voy escribiendo secuencialmente las ideas que extraigo y que quiero trabajar a posteriori. En una conferencia hago lo mismo pero con mi bloc de notas. A medida que expreso la idea por escrito me van surgiendo otras ideas, acciones a realizar, referencias a consultar o posibles contactos… Lo anoto todo en la lista, diferenciando cada uno de los conceptos cambiando el símbolo que precede al texto:

  • Guión (-) para distinguir distintas ideas.
  • Asterisco (*) para definir una tarea a realizar.
  • Almohadilla (#) para una referencia. Una web, un libro…
  • Arroba (@) para emplazamientos, lugares o fechas.

Otro punto a tener en cuenta es el contexto en que se toman las notas. En una reunión o en una conferencia, donde tú no controlas el flujo de la acción, debes escribir de forma telegrafica lo que quieres escribir, y no extenderte para no perder el ritmo del que habla. En una lectura, habitualmente paro y anoto la idea a recordar en 3 o 4 líneas. Suelo contar lo que me parece significativo, y como lo puedo utilizar.

Una vez se hayan tomado las notas se deberán trabajar y procesar para convertirlas en información útil. Lo primero a tener en cuenta es el tiempo que dejamos transcurrir entre anotar y procesar el contenido. Yo prefiero hacerlo lo antes posible en el caso de las reuniones y semanalmente cuando se trata de lecturas. En el primer caso el hecho de tenerlo todo mucho más fresco nos dará una mayor facilidad para relacionarse y desarrollar conceptos, recordando la intención con la que fue hecha la anotación. En el caso de las lecturas es algo secundario, la descripción de la idea se ha hecho en el mismo momento en que la anotación.

Para sacar un provecho real de las notas que he tomado, deben derivar en acciones/proyectos a realizar, o convertirse en material de consulta. Las acciones deben servir para complementar el material o para conocer más sobre el tema, si es éste el caso nos hemos de fijar unos objetivos para obtener un retorno confiable… ya sabéis, gestión de proyectos. En cuanto al material de consulta, el secreto es no ampliar de forma desmesurada y presentarlo adecuadamente, en un esquema o con una edición del texto que sea fácil de leer.

Tomar notas equivale a extraer lo más importante, filtrar y elegir. Aunque existen muchas aplicaciones que se pueden adaptar a nuestras necesidades yo sigo eligiendo la nota manuscrita, sobre papel. Rápida, sencilla y asimilable por cualquiera. Otra solución práctica para aquellas situaciones donde nosotros marcamos el ritmo, es la grabadora de voz. Puede ser más rápida y práctica que el papel y bolíEj: Cuando leemos un informe o examinamos un proyecto iremos registrando nuestros pensamientos para repasar a posteriori. Pensad en la típica escena de un forense haciendo una autopsia y como graba sus impresiones.

Otros formatos interesantes para explorar son las aplicaciones similares en el bloc de notas que nos permiten hacer anotaciones mientras trabajamos al ordenador, o según el contexto la fotografía y el vídeo. Utilizar los media como forma de anotación puede servir para todos aquellos que quieren tener un ejemplo visual de algo, por ejemplo cómo se distribuyen los muebles de una habitación o algún detalle en un trabajo de campo, o en el caso del video como se realiza una acción en concreto, Ej: ¿Cómo se maneja un tipo concreto de maquinaria. Eso sí, siempre sabiendo que siempre podrás confiar en tu bolígrafo y tu bloc de notas.

¿Cómo y en qué situaciones tomas notas? ¿Que te aporta? ¿Has ido más allá de la nota manuscrita? Deja tu comentario.

Para seguir hablando de temas relacionados con la productividad personales tienes mi twitter @davidtorne, y para enviarme tus preguntas el servicio Cuestióname

 

  • Rafael Hernampérez

     Excelente artículo, David. Muy útil y práctico. No había caído en las posibilidades que comentas, y muchas veces realizo algunas por intuición. Yo añado, de forma complementaria, dibujos. Me encanta tomar bocetos sobre las ideas o sobre las conversaciones. Me ayudan a colocar una frase en un contexto. También utilizo pseudo-mapas mentales. Son muy útiles.

  • Carlos

    ¿Qué es un pseudo-mapa mental?