El hecho de estudiar una lengua extranjera

Desde mi posición de comodidad, sentado en mi sillón delante de mi ventana al mundo, o pantalla del ordenador si no sois consumidores de metáforas, abierto a todas las posibilidades que se me presenten pero sin la intención de cambiar sustancialmente mi rutina, y de pronto cae en mis manos este enlace sobre un curso de alemán que organizan los de Go4IT mission. Go4IT es una empresa con la que colaboro desde hace unos meses creando contenidos para su blog y que intenta facilitar las cosas a los que quieren buscar-se la vida en Alemania.

Un hecho tan fútil me ha hecho plantearme una serie de cosas sobre lo que se nos viene encima, ya sea a través de los cambios que nos trae la red o lo que viene  a  causa de la actual situación económica. Cambio y como crear estimulo para aceptarlo y amoldarse a él.

Imagen vía practicalowl bajo licencia Creative Commons

Hacia un nuevo tipo de formación

Conocer una nueva forma de obtener formación. Más allá de lo que significa una formación a distancia, el concepto de formación online se amplía a trabajar en un grupo reducido de 16 personas máximo mediante la asistencia a clases en línea. No hablamos de cursos asíncronos donde se cuelga el material y plan de trabajo a seguir para que cada alumno lo siga. La materia se da por medio de clases en directo que se complementan por medio de material descargable.

Como comentario decir que tarde o temprano todos vamos a tener que pasar por este medio de aprendizaje, ya sea para reciclarnos o para mejorar otro tipo de aspectos profesionales. Hablamos de un método impuesto por sentido común: Anulamos la distancia y el factor presencial.

Una píldora de algo nuevo

El long life learning (formación a lo largo de la vida) es imprescindible. Vivimos en permanente cambio y muchas veces necesitamos variar el rumbo.  El tema de estudiar una lengua puede ser algo rompedor, no como realizar un curso para seguir formándote en tu profesión. No es algo que puedas asimilar tan fácilmente, representa un cambio que necesita una implicación más intensa.

Puede verse como un test de tu capacidad de aprendizaje y de adaptación. Piensa que el alemán es una lengua declinada, algo que diverge del castellano.  Aunque pueda parecerte secundario, puede ayudarte a aumentar tu flexibilidad al cambio. Por lo menos en procesos de aprendizaje.

El idioma  como herramienta

Si te has valorado la posibilidad de salir fuera a trabajar tendrás que aceptar que no lo puedes hacer sin un nivel básico del idioma. Si hablas inglés, o lo has estudiado, sabrás que aprender una lengua extranjera implica empezar a ver las cosas de otro modo. Un cambio de perspectiva.  Me refiero a esa frase que te sueltan los profesores de lengua extranjera: “No traduzcas, debes pensar en <pon aquí la lengua de estudio>”.

Se trata de realizar un esfuerzo que implica tener unos conocimientos consolidados en la lengua, una fluidez en él habla, y la posibilidad de inmersión. Una vez estamos en estas condiciones podemos pasar del nivel de aprendizaje al nivel de uso corriente.

¿Te ves pensando en alemán? ¿Te ves trabajando y viviendo en alemán? Si estás valorando ir a trabajar fuera, deberás enfrentarte a una nueva forma de vida y a una nueva forma de trabajar. Sin duda una experiencia dura. En estos casos puede resultar decisivo establecer apoyos con tu entorno inmediato para apoyarte y ayudarte a adaptarte. Necesitaras un mínimo conocimiento del idioma para relacionarte y crear esta confianza.

Los compañeros de Go4IT me pidieron que escribiera hablando y dando a conocer sus cursos de alemán y de aquí ha salido todo esto. Si crees que este es un post con afán comercial, no te engañaré, lo es  (por cierto son 250 euros por curso). Por otra parte también quiere ser una chispa para encender tu curiosidad y despertar tu interés por cuestiones como la formación online, al igual como lo intento cada semana en el resto de posts publicados en el blog.

Si puedes permitirte el desembolso y tienes cierta inquietud hazlo, experimenta y cuéntamelo.

Post patrocinado por: