El factor creatividad en el entorno profesional

El factor creativo resulta indispensable para aquellos relacionados con la economía del conocimiento, pero también para los que no lo son. Tenemos tendencia a pensar en el ámbito artístico o en cualquier trabajo relacionado con la creación o el diseño como aquello que es creativo. Perjuicios que nos hemos impuesto. Ya seas un diseñador o un operario de mantenimiento, la creatividad es la clave para dar respuesta a las demandas profesionales (también personales, pero lo dejamos para otro día).

En la nueva economía una de las facetas más valoradas en el profesional es su faceta para resolver problemas y responder a situaciones difíciles. En los dos ámbitos el factor creativo agiliza el encontrar una solución.

Imagen vía saar* bajo licencia Creative Commons

El problema es que a menudo no somos capaces de abrir nuestra mente para obtener el resultado deseado. ¿Por qué? Motivos hay muchos, pero quiero referirme al generado por nuestras limitaciones culturales, impuestas a través de la experiencia y el aprendizaje. Nos hemos acostumbrado a que las cosas son y se hacen de cierta manera, y aunque sepamos que hay otros caminos no tanto convencionales nos cuesta aplicarlos a causa de la creación de unos hábitos a la hora de hacer y de pensar nos han creado una rigidez difícil de vencer. Por otra parte sigue resultando chocante para ciertas personas hablar de creatividad en profesiones donde no es un concepto familiar: ¿Os imagináis el equipo de administración de una empresa usando la creatividad para mejorar la forma de trabajar y la eficiencia de su departamento? Habitualmente NO. Tal vez has pensado en conceptos como creatividad contable… pero esa es otra historia.

Hay múltiples vías para introducir técnicas que flexibilicen procesos y ayuden al profesional a aplicar cierto grado de innovación en los asuntos del día a día. Ante un problema, en momentos donde has probado lo que funciona siempre y sigues sin obtener la respuesta deseada es cuando nuestra creatividad emerge en forma de pensamiento lateral: No haces lo mismo de siempre, ni siquiera haciéndolo mejor, buscas hacer algo diferente. Puedes plantear la situación inversa para obtener una nueva perspectiva o cambiar el entorno modificando alguna de sus características. Analizar el problema desde un plano diferente nos permitirá obtener una comprensión más profunda del mismo, rompiendo el patrón que no nos deja avanzar hacia su resolución.

Para situaciones como la búsqueda de una idea original requieren de la aplicación de técnicas que nos permitan abrir la mente y generar ideas sin el lastre que supone aplicar nuestro sentido crítico a medida que las vamos generando. Mediante la asociación de ideas, con una lluvia de ideas o la confección de un mapa mental, podemos generar una red de conceptos que nos permita dar forma a un proyecto. Cada idea sugiere otra, y esta otra hasta llegar a extremos que inicialmente no podríamos haber ni imaginado.

Si ya disponemos de un concepto y queremos mejorarlo: Un producto propio o de un competidor, podemos recurrir al método scamper.  Mediante una lista de control realizaremos unas preguntas sobre el producto o servicio analizado que pretendan sustituir, combinar, adaptar, modificar, buscar otros usos, eliminar o cambiar la forma del mismo para de innovar. Lo más interesante es que el hecho de tener forma de checklist hace que sea algo más asimilable para aquellas personas de mente más cerrada, aceptándolo como un proceso administrativo o de gestión corriente.

Incorporar estas y otras técnicas para la mejora de nuestros procesos productivos, o de la organización a la que pertenecemos, resulta indispensable para obtener una mejora en nuestras condiciones de trabajo. En mi caso elegí la profesión de desarrollador de software por el fuerte componente creativo que conlleva, y por el hecho que permite ver el resultado de tu trabajo – en forma de producto-de forma casi inmediata. Al entrar en un entorno de producción pero, me vi sujeto a normas y procedimientos que limitan la libertad en mi trabajo (si no fuera así acabaríamos en la anarquía). Esto lleva a la monotonía, y la monotonía a la desmotivación. La aplicación de estas técnicas permite recuperar la iniciativa perdida frente a los procesos productivos de la organización, al tiempo que flexibilizamos nuestra perspectiva a al afrontar nuevos retos y solucionar problemas.

Me gustaría preguntarte qué papel juega la creatividad en tu trabajo, ¿Qué haces para innovar en tu empresa o en tu profesión como freelance? Déjame tu comentario ilustrándolo con un ejemplo.