Aprendiendo a ser un usuario

Somos geeks por necesidad o por afinidad a la tecnología. Cada día aparecen nuevos dispositivos y servicios en forma de aplicación dispuestos a hacernos la vida más fácil. Hay tanta variedad que el hecho de intentar abarcarlo todo, puede llevarnos a una bancarrota productiva, o a perder la chaveta. La cuestión no es que utilicemos, si no cómo y por qué. Que es para nosotros importante y cómo deberíamos potenciar nuestro papel como usuario, escogiendo mejor y colaborando. En las siguientes líneas repasaremos lo que quizás no has tenido en cuenta al usar una nueva herramienta o un servicio.

Imagen vía massdistraction sota licencia Creative Commons

Nuevas herramientas, nuevas necesidades

¿Te das cuenta que hace 20 años no existía el teléfono móvil y hoy en día no puedes vivir sin él? Cada día aparecen gadgets y nuevas aplicaciones que cambian nuestra forma de funcionar, para bien o para mal. Como lector me ha resultado muy provechoso contar con un e-book, he reducido el volumen de mi librería y puedo aprovechar momentos vacíos para la lectura. Sigo haciendo lo que hacía antes pero de una forma más eficiente. ¿Pero qué pasa con lo que te trae una nueva forma de actuar? El acceso a tu correo es fundamental, pero si incorporas un smartphone a tu colección de dispositivos, ¿aumentará tu frecuencia de revisión de tu cuenta? ¿Y en las redes sociales? ¿Serás capaz de restringirlas al ámbito personal, evitando que afecte a tu productividad?

El reto de adaptarnos a los nuevos tiempos equivale a trabajar con nuevas herramientas y éstas pueden variar nuestra forma de trabajar, y en consecuencia también nuestro hábitos. ¿Somos capaces de renunciar a la novedad para volver a la baja tecnología, o al que utilizábamos antes, en caso de que sea necesario?

Yo soy partidario de contar con un grupo reducido de herramientas que conozcamos a la perfección y que podamos utilizar de forma ágil. Que además podamos controlar la colección de plugins o añadidos que podemos sumarle para potenciarlas. De esta manera evitaremos caer en dinámicas de cambio continuado, donde vamos saltando de aplicación en aplicación para una funcionalidad en concreto, o por la promesa en forma de nueva versión… o lo que es igual de perverso, por ser gratuita. Si encuentras una buena herramienta, una buena aplicación que cumple tus expectativas, y tienes que pagar un precio que no es nada desorbitado: Hazlo. Muchas veces me ha servido para deja de perder tiempo buscando una aplicación perfecta que no existe, aparte tendrás acceso a un servicio de soporte robusto y profesional.

Utilizar de una forma diferente

¿Concibes el software como un producto o como un servicio? Llámame antiguo pero yo todavía pienso en el concepto aplicación como en algo que tenemos instalado en nuestro ordenador. El SAAS (software como servicio) te permite contratar el uso de una aplicación mientras haya necesidad. Lleva el pagar por usar el mundo del software. Ejemplos como Facilethings que da acceso a su aplicación vía web, o Baseges Saas un servicio más convencional donde mediante una conexión de escritorio remoto te permite utilizar una aplicación de administración para la empresa.

Usa la nube de forma inteligente. Si no eres una persona con una elevada movilidad, aprovecha herramientas como Dropbox o Google Drive para almacenar tus documentos, o el material de tus proyectos en marcha. Mientras vayas trabajando, se irá haciendo una copia de todo lo que añadas. Si se diera una de esas desgraciadas circunstancias en que un apagón te corrompe un archivo, o una de esas bromas que te gasta tu antivirus haciendo desaparecer algún archivo importante, siempre tendrás una copia en la nube. Súmale el hecho de que este tipo de servicios ofrecen cada vez más opciones para integrarse en el uso de dispositivos móviles, te reportará una mina de nuevas funcionalidades.

Por otra parte hemos de aprovechar la innovación. Más allá de mantenernos al día de las novedades a nivel de hardware y software, surgen nuevos paradigmas que pueden cambiar nuestra forma de trabajar. Hoy se incorpora el concepto de red social corporativa, para llevar a la organización las ventajas del 2.0 en forma de un mayor nivel de interacción entre los miembros de los grupos de trabajo. Una forma de centralizar la comunicación corporativa y manteniendo la historicidad de forma automática. Si aún no has oído a hablar echa un vistazo a Zyncro.  No quiero decir que hayas de incorporarla ya a tu forma de trabajar, pero si a tu imaginario (saber de qué va el tema).

Usar la comunidad

Eres un usuario o un fan? Muchas veces encontramos aplicaciones que nos entusiasman, hasta el punto de recomendar a nuestros amigos y conocidos, pero tenemos que ser capaces de seguir manteniendo un sentido crítico para ver todo aquello que no acaba de funcionar, o para analizar si está avanzando en la dirección adecuada. La aplicación puede cumplir sobradamente nuestras expectativas pero no nos debe impedir ver más allá, cuáles son las alternativas en el mercado, o si hay alguna que cumpla mejor para una necesidad más concreta.

En otro nivel se sitúa la relación que mantenemos con el proveedor del servicio. Intentar crear y recoger valor a través de los canales que te da el proveedor para comunicarte con él y la comunidad. ¿Utilizas los foros para plantear y resolver dudas? Envías tu feedback para intentar que tu opinión cuente e intentar influir hacia donde debe ir el servicio o la aplicación. Muchas veces un mensaje en un foro o un post en un blog te pueden ahorrar un dolor de cabeza. No quiero decir que lo tengas que hacer, simplemente que aquellos que lo hacen no son ni freaks ni buscan notoriedad, lo hacen para compartir conocimiento porque probablemente, en algún momento hayan sido receptores de una información del mismo estilo.

Como usuario cada vez tienes más donde elegir y son más los recursos a los que sacar partido. Ya sea en la web, en foros o blogs especialidades, puedes encontrar nuevas herramientas acompañadas de nuevas formas de utilizarlas. Desarrolla tu propia forma de trabajar y no desperdicies su entorno, su comunidad, su servicio de apoyo, su API (si eres desarrollador). Hoy en día los usuarios pueden hacer mucho más que ‘usar ‘.