Estar en paro no significa detenerse

Planning de treball per aturats

Hablando de productividad personal con María Batet, una profesional 2.0 dedicada facilitar el camino al emprendedor e introducir este mundo en las escuelas e institutos, surgió la idea de utilizar la productividad, sus técnicas y principios guía para ayudar a parados a crear su propia agenda.

Crear un planning de trabajo para permitirnos tener una actividad continuada, unas rutinas a seguir, que llenen el vacío del trabajo y nos permitan desarrollar nuestras facetas personal y profesional. No me refiero a hacer algo por el simple hecho de estar ocupado, me refiero a trazar un plan una visión para decidir que queremos y cómo conseguirlo.

Imagen vía john.schultz bajo licencia Creative Commons

¿Cómo nos ayuda la productividad personal cuando estamos en el paro?

  • Creemos una agenda evitando la inacción, unas rutinas que nos mantengan en movimiento para evitar hundirnos y pensar en exceso en lo negativo de nuestra situación.
  • Nos da una visión estratégica de lo que queremos y cómo queremos llegar a ello. Nos obliga a plantearnos el futuro con objetivos, creando un mapa detallado.
  • Tomamos la acción como vía para cambiar nuestras circunstancias, desarrollando una actitud proactiva que hará más difícil caer en el desánimo si se prolonga la situación de desempleo.
  • Pon los recursos para gestionar ideas y tareas sin que caigan en el olvido o en una interminable lista de pendientes. No perdamos ni un ápice de nuestra creatividad, ni desaprovechamos ideas que se pueden convertir en oportunidades.
  • Nos enseña que es posible alcanzar metas a través de pequeños pasos. Las acciones completadas acercan los objetivos y en los muestran como algo cercano y factible.
  • Aprendemos a revisar y reflexionar sobre lo que estamos haciendo, siendo capaces de aplicar correcciones a nuestra actividad para continuar en dirección hacia nuestras metas.
  • Aprendemos a valorar los pequeños detalles que aportan las actividades que nos hacen sentir bien y que repercuten en el balance entre las áreas de responsabilidad privadas y profesionales.
  • Asimilar los conceptos de la productividad personal, adquiriendo nuevas habilidades y fomentando hábitos que mejoran nuestra forma de hacer y de ser.

Que queremos y como lo conseguimos

Podemos empezar a buscar un nuevo empleo, o crearlo, sin embargo nos veremos obligados a desarrollar un plan estratégico. Se trata de un objetivo por tanto tendremos que pensar en modo planificación natural: qué propósito buscamos y que sería un éxito para nosotros. Quizá pienses que para salir de la situación no debes ser exigente o no se apuntar alto, pero pensar en un empleo ideal ayuda a trazar el dónde queremos llegar y los pasos para llegar.

Recorrer un camino como éste implica mejorar la formación y la predisposición para aceptar cambios que de otra forma no nos plantearíamos. Pese a buscar un fin, puede ser que durante el camino senos planteen nuevas oportunidades, o conozcamos gente que nos las pueda proporcionar o ayudar.

Mantener la perspectiva, la visión estratégica, nos permite tomar las riendas del proceso y articular una actividad a medio-largo plazo que no se limite al revisar los mismos anuncios, los mismos periódicos, y las mismas webs cada semana.

Hora de formarse

Capacitarse es algo común en todos los planes para encontrar trabajo. También lo será para llegar a la visión que has creado de tu nuevo trabajo o autoempleo. Puedes empezar por buscar qué tipo de formación, donde la puedes encontrar y como amortizar su coste (si existen cursos subvencionados, ayudas especiales para parados …).

No te quedes sólo con la formación formal, ve un poco más allá y piensa en esas habilidades útiles en cualquier tipo de empleo, aprende sobre productividad personal, nuevas tecnologías, a hablar en público … Pueden darte un plus de atractivo a tu CV y ​​ayudar a aumentar tu eficiencia y autoconfianza.

Finalmente una mención para todos aquellos que hace tiempo que no buscan trabajo, de hecho con el nivel de cambio sufrido en este ámbito es válido para todos. Una parte de tu plan personalizado de aprendizaje debería dedicarse a todo lo relativo a las nuevas formas para obtener visibilidad en la red y las nuevas vías para acceder a ofertas de trabajo. Ya no es suficiente estar presente en infojobs.net o redes como linkedin o xing, trabajar en nuestro propio blog o utilizan las redes sociales generalistas es lo que nos situará en una posición de ventaja respecto a otros candidatos.

Reserva tiempo para ti

Tenemos un gran excedente de tiempo que ocuparemos buscando una alternativa profesional y formándonos, pero igual para la gente con un horario rígido de trabajo, familia, y una rutina completa es necesario reservar tiempo para uno mismo. Las circunstancias pueden ser adversas pero debemos ser conscientes de la oportunidad para hacer aquello que antes no podíamos por falta de tiempo (causa o excusa).

Deporte, lectura, escribir, pasear, artes plásticas, teatro amateur, cursos para introducirte en el mundo de la bolsa, pasar más tiempo con tus hijos o tu mujer, ir a ver a tus padres … Parecen actividades fútiles, sin trascendencia para nuestra meta principal – encontrar un nuevo empleo remunerado – pero son uno de los puntales para ayudar a no caer en la angustia pensando constantemente en el futuro inmediato como una vía muerta, los instantes de sosiego y disfrute que nos proporcionan estas actividades.

Ya sea recreo, familia o actividades para las que sentimos interés y curiosidad, lo importante es la aportación en tiempo de calidad que nos separa de la realidad inmediata y más desagradable, dándonos perspectiva sobre la situación. Nos puede ayudar a no caer en un círculo vicioso donde todo lo que hacemos va destinado a encontrar una solución al problema.

No se trata de mantener una actividad por sí sola, sino enfocarla a obtener un progreso y mantenerse motivado durante este proceso. El paro, sobretodo en periodos prolongados, nos empuja a un pozo donde acabamos perdiendo la esperanza y las ganas de continuar.

  • Rafael Hernampérez

    Buena iniciativa. Quitemos el “parados” y pongamos el “emprendedor en ciernes”. Es un período en el que, lamentablemente tenemos tiempo. Un tiempo para inquietarnos, preocuparnos, angustiarnos… La mente, cuando está ociosa, le da por pensar mal de todo. Si le das a la mente un motivo, un algo por lo que trabajar, todo parece alinearse para ayudarte a conseguirlo. Si te preparas para algo mejor, es inevitable que estás más cerca que al principio y lo obtengas finalmente. Buen post, David.