La fuerza del primer paso

“Tengo que organizarme mejor, podría sacar más partido a mi tiempo y vivir menos agobiado. Me he comprado el libro de David Allen, lo del GTD, cuando termine de leerlo tendré una base para empezar”

“Me gustaría cambiar. No me gusta cómo hago las cosas, mis hábitos y costumbres, pero me cuesta mucho. He oído hablar de gente como Leo Babauta y en James Clear. Leeré lo que escriben y crearé un plan de trabajo bien elaborado para dar un giro a mi vida “

Somos unos pobres diablos. Utilizamos el “aprendizaje” para obtener seguridad y demoramos lo importante.

No me entendáis mal, todo lo que nos transmitan los autores mencionados, así como cualquier miembro de la blogosfera sobre eficacia personal, puede aportar pero no facilita el salto. Dar la paso es cosa tuya. Es un pequeño acto de fe :-)

La preparación a priori es una buena idea si sabemos regular la dosis. El problema es que no buscamos preparación sino certeza y control, lo que nos lleva a la parálisis.

En los asuntos relacionados con la mejora personal soy partidario de crear una planificación mínima viable: Definir una meta, una dirección, y pasar a la acción de forma inmediata.

Cuando más demores el primer paso más dudas se irán acumulando Clic para tuitear

Romper la parálisis

En una situación de bloqueo tírate al agua sin pensar.

No es que tengas que construir un edificio o crear un sistema crítico de lo que dependa la seguridad de un gran número de personas. Se trata de llevar a cabo un cambio personal. Tienes un gran margen para equivocarte y corregir.

Cada vez que escribo un post como este caigo en la trampa de intentar definir un proceso que oriente el lector. Es mi mentalidad de ingeniero. Crear una lista de pasos para llegar siempre a un resultado prefijado. Esto no funciona así, cada persona es – y funciona – diferente.

Pasar a la acción cambia la actitud respecto al reto. Una vez estás en movimiento todo empieza a fluir. Estás más receptivo a abrir nuevos caminos y encontrar soluciones.

Elegir un detalle pequeño, ínfimo, de tu rutina que quieras cambiar y define una primera acción y “tírate de la moto”.

Hazlo. Si va bien y obtienes una ganancia incrementa-lo o pasa al siguiente cambio a realizar, sino pregúntate el porqué y cómo lo puedes plantear de otro modo. (Clic para ampliar).

Planificar tu vida sobre papel

Vivimos con ansiedad. Queremos más, mejorar, pasar al siguiente nivel y hacerlo con una progresión clara. Queremos que los resultados obtenidos dibujen una línea recta y ascendente.

Se nos ha metido en la cabeza que podemos diseñar un plan a 5 años vista. Crear un plano sobre papel que dibuje cómo serán nuestros próximos 5 años. No se me ocurre nada más absurdo.

“Hoy recuerdo mis post sobre GTD, su sistema de perspectiva y como lo usaba para crear un plan y me parece ridículo”

Crear un plan detallado es como construir un castillo con una baraja de cartas, cuando te tiembla el pulso se hunde todo. Cuando empiezan a aparecer imprevistos o contratiempos emerge el descontento y la frustración, se hunde el plan y decides abandonar.

Vivimos en un mundo dinámico y debemos actuar en sintonía. Ser ágiles, empezar a buscar el porqué, ordenar ideas y pasar a la acción.

Es en la acción donde hay el cambio y la emoción Clic para tuitear

Acciones y proyectos

La necesidad de control y el miedo al error se traduce en planificaciones intensivas y excesivas.

¿Qué pasa si no escojo bien el paso a dar? ¿Si no soy capaz de llevarlo a cabo? Una cosa es una acción, un proyecto que viene de una planificación donde queda bien delimitado lo que queda dentro y lo que se queda fuera.

El riesgo de una desviación en caso de una mala decisión o el coste de no finalizar un proyecto se limita. Si no sale bien se puede replantear el proyecto, si se obtiene el resultado deseado se vuelve a iterar y se incrementa la apuesta definiendo el próximo proyecto.

Si el proyecto fracasa de forma reiterada, o hay una situación de bloqueo, es que hay algo que falla. Plantéate si es cosa de la dirección o hay un freno que va más allá de la actividad. Quizás hay algo que no estás dispuesto a hacer.

No te quedes pensando. Como dicen los sabios no decidir en el fondo también es una decisión. Pasar a la acción rompe el bloqueo y aunque no salga como esperas te será más fácil corregir y continuar.

Da el primer paso.

Photo by Lauren Abrahall on Unsplash

Opt In Image
Mi lista privada
Más productividad y efectividad

Artículos del blog + Newsletter con contenido exclusivo en tu mail

Recibe ebook 'Cómo definir mis objetivos. De la idea a la realidad' de regalo, para aprender a definir tus metas.