Minimalismo digital de Carl Newport

Minimalismo digital es el nuevo libro de Carl Newport.

Su lectura me ha permitido confrontarme y comprender mejor las causas del problema. No sólo eso, también abrirme a un abanico de propuestas para reconducir los problemas creados por la conexión permanente.

Cada vez que escribo sobre el tema me queda un amargo sabor de boca por no poder ofrecer una alternativa sólida, lo que Carl Newport intenta con un conjunto de propuestas para construir algo que valga la pena en tu vida en modo ‘sin conexión’.

No será ni un comentario del libro ni uno de los artículos publicados donde hablo de las causas del problema. Quiero exponer las ideas que me han resultado más relevantes para entenderlo mejor como para plantear soluciones eficaces.

Una máquina tragaperras en tu bolsillo

He dedicado varios post a hablar del tema (leer más). Como resumen os diré que existe un componente pernicioso en la creación de apps y disponer de una conexión permanente al smartphone.

Los creadores de las apps buscan una mayor vinculación entre usuario y aplicación a través de un conjunto de técnicas denominadas diseño persuasivo. A través de estímulos continuados crean un refuerzo positivo para aumentar la frecuencia y el tiempo de uso.

Newport lo equipara a una adicción. No de base química, como la adicción a las drogas, sino como generadora de una dependencia psicológica.

Creando un problema de salud pública

Llenamos cada hueco que se nos presenta con una conexión casual. Iniciamos una carrera de la rata a través del móvil verificando todas y cada una de nuestras apps en busca de nuevas notificaciones, de alguna novedad …

Necesitamos llenar el vacío. Parece que nos de miedo aburrirnos, hablar con otras personas, quedarnos a solas con los con nuestros pensamientos. No es sólo el uso del smartphone, fíjate cuántas personas van caminando por la calle o van al gimnasio llevando auriculares.

«Utilizamos la tecnología para huir de inconveniencias»

Apagamos los procesos mentales en segundo plano encargados de presentarnos problemas a resolver. A través de pensamientos reiterativos se nos presentan situaciones que requieren de atención y plantear una respuesta, quizás no la más adecuada, pero una respuesta que al menos nos permita equivocarnos y avanzar a través de otro planteamiento.

Es una de las formas que tenemos de aprender a resolver los problemas de la vida. El hecho de bloquear este espacio interrumpe el desarrollo de la capacidad para gestionar el malestar, para encontrar soluciones a situaciones en que se va presentando en nuestra vida y a largo plazo puede convertirse en un problema mayor.

Según Newport uno de los principales trastornos entre los alumnos universitarios (en USA) es la ansiedad, veinte años atrás era algo residual. Es la respuesta a la falta de capacidad para administrar situaciones emocionalmente complejas, hasta el punto de acabar sobrepasado.

Saber que me aporta valor

Abrimos de forma acrítica la puerta de nuestros smartphone, de nuestro tiempo, a cualquier aplicación que nos aporte una mínima ventaja sin tener en cuenta el coste.

«El minimalismo digital es una filosofía que nos ayuda a cuestionar qué herramientas de comunicación digital (y los comportamientos que conllevan) aportan más valor a nuestra vida. Está motivado por la creencia de que la eliminación intencionada y agresiva del ruido digital y la optimización del uso de las herramientas pueden mejorar significativamente nuestra vida» –


Carl Newport

No es lo mismo un valor superficial, en forma de una nueva funcionalidad que un valor real que te permita acceder a una nueva forma de hacer las cosas. Por ejemplo el que en su día fue el videochat

A menudo caemos en la trampa de apps que se presentan como solución a un problema inventado, SNAPCHAT, Insatagram nos permiten compartir pedazos de nuestra vida, pero ¿para qué? ¿A qué necesidad responde? La necesidad de publicar en las redes, de obtener Likes no responde a una necesidad real.

Se trata de algo inexistente años atrás que no aporta ningún valor real.


https://www.youtube.com/watch?v=oxr85CKSZNQ

Que hacer para solucionar el problema?

Lo que marca la diferencia con todo lo que leído hasta ahora sobre el tema es la insistencia del autor en construir cosas en el mundo «desconectado» que valgan la pena y que representen un contrapeso a la conexión continua y al vacío que ha ayudado a generar en las personas:

  1. Disponer de un tiempo de ocio estructurado. Prestamos mucha atención a cómo organizarnos en el ámbito profesional pero no así en el personal. No disponer de un conjunto de actividades a realizar en familia, tener un hobbies para tu tiempo libre te deja a la intemperie. No tienes nada que hacer que signifique algo para ti, por lo tanto es probable que centres tu ocio en actividades pasivas como mirar series de TV o películas, estar delante del ordenador o el móvil.
  2. Trabajar con las manos. Buscar un hobbie que implique trabajo manual es una actividad de ocio activo. Uno pasa a la acción para crear algo, para obtener un resultado, un producto que una vez terminado puedes observar y sentirte satisfecho. Realizar un trabajo artesanal es una buena forma para inducir la atención plena y la práctica deliberada.
  3. Ser social de verdad. Compartir actividades con más personas. El hecho de relacionarse con otros conlleva satisfacción. Una alegría que no se puede encontrar en el medio digital.

Compartir con los demás

Las interacciones sociales entre una o varias personas generan una cantidad de información imposible de procesar el momento por la mente. El cerebro dispone de una red neuronal especifica, permanentemente en funcionamiento, para analizarla. Esto ayuda a hacerse una idea de la riqueza de las relaciones cara a cara.

Pero como reencontrar esta riqueza perdida en un momento donde nos hemos entregado a los dispositivos y la conexión permanente:

Practicar el arte de la conversación

¿Por qué no sustituir la mensajería instantánea para llamadas?

El libro comenta el caso de un ejecutivo de una empresa tecnológica que a partir de las 17:30 está disponible para sus amigos y familiares para mantener conversaciones telefónicas sin previo aviso.

Adopta una actitud que ayuda a romper los perjuicios de su círculo de confianza para llamarle, disfrutando a través de conversaciones más ricas de una mayor proximidad con los suyos.

Nos intimida hablar con la gente, preferimos la mensajería instantánea por la seguridad que da responder de forma asíncrona, preparando la respuesta y sin someternos al escrutinio de la otra persona.

¿Y si hacemos lo mismo con otras situaciones? ¿No es más sencillo llamar a alguien para concretar detalles que una serie de correos electrónicos? ¿Es un problema de disponibilidad? ¿No te apetece hablar con según quién? ¿Y si lo aplicas con compañeros de trabajo o con familiares?

Otra vía para practicar el arte de la conversación es la conversación intrascendente. En cualquier encuentro casual puedes aprovechar para comentar temas intrascendentes para intercambiar unas palabras y un poco de cortesía.

«Un encuentro cara a cara, una conversación telefónica es una forma sencilla de mejorar tu calidad de vida»

Participar en actividades y organizaciones de tu comunidad

Realizar actividades con otras personas es otra forma para crear relaciones sociales de valor. Newport da varios ejemplos, por un lado afiliarse y participar en organizaciones locales de cualquier tipo, social, cultural o políticas.

Qué me dices de sustituir el gimnasio por un club de CrossFit donde la actividad pasa a ser grupal. De hacer tu tabla de ejercicios de forma individual y enchufado a tus auriculares, a compartir la experiencia de hacer deporte e interactuar con un grupo?

Establecer relaciones con otras personas a través de las plataformas sociales virtuales de forma exclusiva o mayoritaria nos roba la oportunidad de estar con ellos, de obtener la riqueza y la satisfacción de la interacción personal, de educarnos emocionalmente y de crecer como personas.

El uso sin freno de estas plataformas nos separa a través de interacciones pobres y sin un sentido suficiente. Una separación que crea un vacío en nosotros que tenemos que llenar con algo. A menudo con el uso de la conexión permanente y con interacciones sin sentido.

El tema me agota igual que a vosotros os ha de agotar mis post sobre el mismo. Me parece que vale la pena dejarlo de lado una temporada y volver a cosas más mundanas como la gestión de mis listas.

Opt In Image
Mi lista privada
Más productividad y efectividad

Artículos del blog + Newsletter con contenido exclusivo en tu mail

Recibe ebook 'Cómo definir mis objetivos. De la idea a la realidad' de regalo, para aprender a definir tus metas.