Cuando decides cambiar tus hábitos lo más importante es decidir por dónde empezar. Acertar al dar el primer paso nos refuerza al dar los siguientes.

He preparado una lista de hábitos con opciones asequibles para empezar ganando confianza y asegurar una buena experiencia.

Cada bloque incluye dificultad (Alta / Media / Baja), por dónde empezar y cómo replantear la  acción si el primer paso no funciona.

Empiezo por un conjunto de tres hábitos que te ayudarán a mejorar tu administración personal, y que te servirían para aplicar GTD en tu vida. El resto van más allá, complementan otros aspectos de tu vida.

Triunfar al implementar tus primeros hábitos te dará confianza para retos mayores – @davidtorne Clic para tuitear

Capturar

Anota todo lo que te llega (en papel o una app) y deposítalo en bandejas de entrada. Desocupa tu mente y evita interrumpir lo que estás haciendo.

  • Como empiezo: Acostúmbrate a llevar una libreta y un boli siempre encima y anota todo lo que se te ocurra. Hazlo sin desarrollar el tema, sólo anota tres o cuatro palabras que permitan recordar de que va cuando lo vuelvas a leer.
  • Que hago si no sale bien: Empieza por acomodarte a llevar la libreta y el boli siempre encima. Piensa donde lo puedes llevar para que no se te olvide y cuando estás en la oficina déjalo sobre la mesa. Hazlo hasta convertirlo en parte de tu rutina.
  • Dificultad: Baja

Procesar

Vacía tus bandejas de entrada. Revisa todo lo que has registrado y todas tus bandejas (mail, Evernote, slack …) dedicando atención a cada elemento depositado, decidiendo que hacer con él. Para cada elemento define una acción, archívalo o elimínalo hasta vaciarlas.

  • Por dónde empiezo: Revisa tu mail una o dos veces al día y deja tu inbox a cero leyendo todos los correos, definido acción a realizar y archivando / eliminando el resto. Harás un procesado de una sola bandeja.
  • Que hago si no sale bien: Haz lo mismo con tus anotaciones. Procesa todas las notas que tomas durante el día. Suelen ser menos y te permiten obtener beneficios como no olvidar los detalles que se van presentando.
  • Dificultad: Media. Para hacer un procesado completo se necesita tiempo y dedicación.

Revisar

Al final de la jornada procesa tus bandejas de entrada, puntea y actualiza tu lista de próximas acciones a realizar y da un vistazo a la agenda para ver que tienes para mañana.

  • Por dónde empiezo: Al final de cada día da un vistazo a la lista de próximas acciones y actualízala, elimina lo que ya se ha hecho e incorporando lo nuevo a hacer. Acaba con una repasando que hay para mañana en tu agenda.
  • Que hago si no sale bien: Reduce tu revisión diaria a anticipar lo que harás mañana revisando tus tareas pendientes y la agenda.
  • Dificultad: Baja

Limitar tu tiempo en redes sociales

Deja de fragmentar tu jornada con conexiones furtivas a twitter o dejando escapar tu tiempo de ocio enyoutube de forma incontrolada.

  • Por dónde empiezo: Fíjate un momento al día para dedicarle tiempo, 30 minutos por ejemplo. Instala un bloqueador de apps en tu smartphone que sólo te permita utilizarlas durante este tiempo.
  • Que hago si no sale bien: Desinstala las apps del móvil y consulta tus redes desde el ordenador. Vuelve a intentar implementar el hábito.
  • Dificultad: Alta. Las apps sociales pueden provocar una adición sin base química.

Dejar de hacer a una hora determinada

Fíjate una hora límite para el final de tu jornada. No solo para dejar de trabajar si no para todas las cuestiones que te obligan a mantenerte activo, realizar alguna actividad, a pensar. Se trata de desconectar.

  • Por dónde empiezo: Ponte una alarma cada día laborable. Cuando suene, apaga tu ordenador y todos los dispositivos electrónicos que utilizas.
  • Que hago si no sale bien: Busca una actividad sustitutiva que te permita mantenerte ocupado cuando suene la alarma y sea un paso intermedio para desconectar. Leer, meditar, pasear.
  • Dificultad: Baja

Trabaja de forma deliberada

Separa una o dos horas un día a la semana para dedicarlas a actividades exigentes. Ya sea en tu trabajo, en tus proyectos personales o para aprender algo nuevo.

Trabaja de forma deliberada, buscando el aislamiento y la atención total. Crea y cultiva la capacidad de trabajar sin interrupciones.

  • Por dónde empiezo: Establece un día a la semana para trabajar de forma deliberada. Comienza dedicando 1 hora a actividades exigentes. Dedica el resto de días prepara la sesión para evitar interrupciones.
  • Que hago si no sale bien: Prueba a cambiar el ámbito del trabajo, si lo hacías en el terreno profesional aplícalo primero a los proyectos personales.
  • Dificultad: Alta

Pasear

Encuentra tiempo para dejar de lado todo lo que estés haciendo y sal al aire libre de forma pausada y disfrutando del entorno. Abandona el espacio cerrado y el torrente la actividad continúa en lo que estás inmerso.

  • Por dónde empiezo: Fija un día, una hora y un lugar para salir por un largo paseo. Anótalo en la agenda y trátalo como si fuera un compromiso profesional de máxima prioridad.
  • Que hago si no sale bien: Buscar alguien con quien compartir la actividad. Así tu compromiso será mayor.
  • Dificultad: Baja

Crear nuevos hábitos puede ser emocionante pero también agotador. Cuando empiezas vale la pena pararse a pensar qué te pueden aportar un mayor retorno.

En mi opinión vale la pena empezar por los más sencillos de aplicar. Te permitirán comprobar el impacto que supone un pequeño cambio en tu rutina, disfrutar de la experiencia y el retorno del esfuerzo, motivando hacerte para continuar.

¿Cuál es tu primera elección? ¿Qué es lo primero que vas a cambiar?

Photo by pixpoetry on Unsplash

Opt In Image
Mi lista privada
Más productividad y efectividad

Artículos del blog + Newsletter con contenido exclusivo en tu mail

Recibe ebook 'Cómo definir mis objetivos. De la idea a la realidad' de regalo, para aprender a definir tus metas.