8 actividades para sacar partido del verano

¿Qué puedo hacer durante estas vacaciones? Todos esperamos con ansia y ilusión los días de descanso veraniego pero para que no se vayan dejando una sensación de pérdida procuro preparar “lo que haré” durante las vacaciones con algunas semanas de antelación.

Son 10 puntos que combinan acción, reflexión y descanso. No se trata de una lista de acciones y proyectos. Es una declaración de intención con algunas actividades concretas que tengo ganas de hacer o que me ayudan a centrarme.

El mejor verano se cocina combinando el descanso con la dedicación a tus inquietudes Click Para Twittear

Poner al día mi almacén de ideas

 Todos deberíamos tener un espacio donde enviar las ideas y proyectos que nos gustaría llevar a cabo pero que ahora no podemos asumir. Nuestra creatividad y las ganas de vivir no se las debería llevar el viento.

Para los que utilizamos el método Getting Things Done (GTD) disponemos de la lista Algún día/Tal vez para incubar este tipo de cuestiones.

Al iniciar las vacaciones reviso todos sus items, eliminando los que han perdido todo interés y recuperando los que puedo realizar durante mis semanas de descanso.

También me sirve para refrescar la memoria. Cuando prepare mi agenda de actividades para el próximo curso seguro que activaré alguna idea más.

Algún día/Tal vez, tu almacén de ideas en orden

Leer y releer

Ahora es el momento para ponerme al día con las lecturas dejadas de lado durante el año. Me dedico a la No-ficción pero me obligo a dejarme llevar por alguna historia de ficción. Me ayuda a desconectar.

Los libros del verano probablemente serán el libro de las ilusiones de Paul Auster y La señal y el ruido de Nate Silver

Es el momento para releer algún libro significativo para aclarar conceptos o revivir sensaciones y emociones de lecturas anteriores. Me reservo un agujero para Zen día a día de Charlotte Joko Beck. En su día fue un empujón para conectar de verdad con el zen y la meditación.

Realizar un inventario de mi actividad

El verano es el momento perfecto para hacer un inventario de mi actividad. Me refiero a una gran recopilación como las que recomienda David Allen (creador de GTD) para poner en marcha tu sistema de productividad personal.

En pocas palabras se trata de revisar toda mi vida, los espacios donde me muevo, la actividad que realizo con el fin de identificar lo que está fuera de lugar y tomar una decisión sobre qué hacer con cada uno de estos elementos.

Me permite obtener claridad creando un mapa fiable de los asuntos a los que dedico mi atención.

GTD. Guía para realizar una recopilación completa

Escribir

Escribir se ha convertido en un vehículo para la reflexión. Una vez por semana me dedico a valorar que tal han ido los últimos días y ordeno las ideas a través de la escritura en mi diario. Me gusta estar ante el papel en blanco pluma en mano.

Me ayuda a valorar cómo ha ido este curso, a aclarar cómo me siento y que me preocupa. Es una forma de montar un puzle y disponer de una imagen más amplia que la configurada por acciones y proyectos del inventario de mi actividad.

Dejar de lado las pantallas

Me paso todo el año ante una pantalla de ordenador o pegado a mi smartphone. Estas semanas son ideales para despegarme. Apagar el smartphone o sustituirlo por un teléfono convencional.

Buscar actividades que me permitan vivir apartado de la luz azul de las pantallas. Aún así soy realista, quiero dedicarme a un par de proyectos personales que me obligarán a pasar tiempo frente al ordenador.

La cuestión es cómo imponer un límite más estricto que durante el año. Dejar las tardes libres de ordenador y desconectar definitivamente a partir del jueves.

¿ Que os parece? ¿Seré capaz?

Profundizar y escribir sobre productividad

Desarrollar contenido relacionado con el blog: Recopilar los temas que me interesan y que no he terminado de desarrollar durante el año, buscar material en la red y crear notas para componer futuros post.

Significa escribir ante la pantalla del ordenador. En definitiva escribir pero de una forma diferente, entretejer piezas y anotaciones para crear artículos que aporten valor.

Puedo escribir con la profundidad que me gusta, creando un fondo de artículos y contenido para el próximo año.

Compartir con los demás

 Estos días son una oportunidad perfecta para cambiar de prioridades y pasar tiempo con las personas más cercanas, aquellas a quienes durante el año no dedicas toda la atención que se merecen.

Se trata de hacer cosas junto, de compartir momentos y mantener una buena actitud. Dedicar tiempo a visitar amigos o familiares que no veo con frecuencia.

Ya que parece una obviedad pero demasiado a menudo dejamos de lado aplazando momentos importantes de verdad para dedicarnos a cosas que sólo lo son en apariencia.

No hacer nada

Estar tumbado en una playa o en el sofá de casa sin hacer absolutamente nada. Dejar que pase el tiempo, aburrirme y sentirme cómodo con la situación.

Nada de actividad, ni de la más compleja ni de la más simple y ordinaria. Ni escribir un post, ni leer, ni jugar con el móvil.

Me he acostumbrado tanto a llenar cada segmento de mi jornada con algún tipo de actividad que ya no sé que es no hacer nada, me cuesta mucho ponerme en punto muerto.

Quiero huir de la saturación, desconectar, hacer alguna tarea de mantenimiento y ya está. Descansar y realizarme.

Estoy seguro de que no acabaré haciendo toda la actividad de mi “lista B”, aquella lista donde tengo ya acciones y proyectos concretos preparados para hacer. No quiero saturarme, sólo aprovechar estos días para vivir de una forma diferente.

Con un poco de suerte me llevaré alguno de estos puntos a la nueva temporada.

Photo by Sergi Kabrera on Unsplash

Opt In Image
Mi lista privada
Más productividad y efectividad

Artículos del blog + Newsletter con contenido exclusivo en tu mail

Recibe ebook 'Cómo definir mis objetivos. De la idea a la realidad' de regalo, para aprender a definir tus metas.