Cultivar nuestra creatividad

Imagen vía Matt Lavin bajo licencia Creative Commons

Después del post sobre la creatividad como factor productivo, mi idea era escribir como encontrar vías para aumentar y favorecer la creación de ideas. Como en muchos de mis posts, iba a generar una lista de recomendaciones que todos podemos seguir para incorporar la creatividad como una parte activa de nuestro engranaje productivo. Al editar el post me he dado cuenta de dos cosas: La primera que podía agrupar los puntos en bloques, aspectos importantes sobre los que se fundamenta nuestra creatividad. La segunda, que las medidas en sí que leeréis a continuación no aumentan la creatividad, crean un marco para favorecer su proliferación. Aquí tenéis mi esquema de condiciones que favorecen la creatividad.

Bienestar físico

El primer bloque de medidas para fomentar nuestra creatividad está relacionado con el bienestar. Para generar un estado propicio para la creatividad, debemos asegurar ciertas cuestiones de fondo que pueden afectar al rendimiento, y la forma como actuamos. Todas ellas estrechamente ligadas con nuestra salud:

  • Descansar correctamente. Dormir suficiente, un mínimo de 7-8 horas cada día, y realizar pausas entre trabajos.
  • Unos hábitos alimentarios regulares. Comer a las horas que corresponda y sobre todo seguir una dieta que se ajuste a nuestro ritmo de vida.
  • Aplicar el ejercicio como un catalizador de tranquilidad y bienestar. Utilizar el ejercicio físico como válvula de escape, y para mantener nuestra salud.
  • Conocer nuestras limitaciones. Fijarnos un límite ante el volumen de trabajo y de actividades que queremos hacer. Una forma para evitar un desgaste excesivo.

Factores de mantenimiento. Al seguirlos no nos aportarán un plus creativo en sí mismo, pero si los descuidamos pueden ayudar a bloquearnos. ¿Quién no ha dejado para más adelante alguna tarea, algún proyecto, por malestar o cansancio?

Usar lo emocional

El segundo bloque está estrechamente vinculado con nuestra faceta emocional. Uno de los principales factores para encender la bombilla –de las ideas y creación– consiste en echar de nuestra vida el estrés. Desprendiéndonos del lastre de problemas y preocupaciones innecesarias pondremos nuestra mente en disposición de ocuparse de algo más productivo. ¿Cómo hacerlo?

  • Conseguir capacidad de decisión sobre nuestras responsabilidades. Me refiero a gestionar / organizar nuestra propio trabajo.
  • Fomentar hábitos que aporten organización y que aumenten nuestra productividad personal. Ya sea con GTD o con cualquier otro, descargaremos nuestra mente de nimiedades.
  • Mejorar nuestra empatía nos puede permitir ponernos en el lugar de nuestro interlocutor – un cliente por ejemplo- y ver las cosas como las ve él, lo que a su vez nos proporcionará otra perspectiva que podremos utilizar para idear soluciones diferentes a sus problemas.
  • Buscar y llevar a cabo proyectos que nos ilusionen. La emoción positiva, vinculada al trabajo hará que nuestra mente trabaje con una mayor dedicación.
  • Fomentar la espontaneidad. No programar todas nuestras actividades, dejar libre la mente para que vuele, experimente y cree.

Todos podemos tener preocupaciones y problemas, pero como hablábamos en el anterior post podemos aplicar soluciones creativas si partimos con un background de serenidad. La creatividad no es nada más que relacionar conceptos que ya tenemos en nuestra mente para generar una idea. El estrés impide esta interconexión.

Vertiente intelectual

Por último, el tercer bloque hace referencia al aspecto intelectual. La creatividad, entendida como la capacidad de de idear a partir de unos conocimientos previos no actuará con fuerza si no nutrimos nuestra mente con información, desarrollamos nuestras capacidades, y buscamos la inspiración en entornos y con personas adecuadas.

  • Cuidar nuestra formación (continua) y curiosidad. Interesarnos por programas de lifelong learning, por las nuevas metodologías y herramientas de nuestro sector.
  • Probar cosas nuevas, adquirir nuevas experiencias. Indispensable para conocer nuevos puntos de vista, y nuevas perspectivas.
  • Buscar varias soluciones para un mismo problema. Es un exceso de trabajo, lo sé, pero lo podemos poner en práctica en alguno de nuestros proyectos personales. Recuerda, obtener más soluciones nos obliga a buscar nuevas perspectivas, nuevas visiones de un mismo problema. Mejoramos nuestra capacidad analítica.
  • Integrarnos en entornos donde fluyan las ideas, en otras palabras buscar la inspiración. Si aspiras a ser un emprendedor puedes asistir a eventos como Iniciador. Seguro que hay eventos y foros similares para tu especialidad.

He tratado de resumir una gran cantidad de ideas en un post esquematizado que va directo al grano. Como es habitual, si hay algún punto en discusión o quieres aportar alguno nuevo, puedes dejar su comentario o hacérmelo llegar por twitter @davidtorne
Para las dudas, o preguntas sobre el blog, utilice el apartado Cuestióname