5 puntos para configurar tus vacaciones

Llega el verano, esa época tan desasosegada del año donde nos veamos obligados a tomarnos unos días, o semanas libres, para no perder la poca cordura mental que nos queda después de una temporada de trabajo arduo e intenso. Si estás preparando tus vacaciones, sobre todo si no marchas lejos de casa, habrá un montón de actividades y temas pendientes que te estarán esperando. Qué te parece si los repasamos y nos ponemos sobre aviso para no acabar superados por las circunstancias. Espero que las siguientes líneas nos sirvan para racionalizar y tomarnos todo con más calma.

Imagen vía radioher bajo licencia Creative Commons

Proyectos en espera o demorados

Somos muchos los que durante el año nos vemos obligados a priorizar entre tareas y dejamos ‘para más adelante’ las de menor prioridad. Temas no esenciales pero que mejoran el resultado de un proyecto, o de nuestra imagen como profesional. Un ejemplo sería aquel freelance que durante el año desarrolla su actividad diaria – que le da de comer – y durante el tiempo libre mejora su imagen corporativa a través del diseño de su blog o web, preparando material para los cursos que ofrece, creando un nuevo logo, estudiando nuevos productos y servicios a ofrecer etc… Si lo haces por sistema lo estas convirtiendo en un hábito toxico que contaminara tus vacariones.

A mí me toca trabajar en algunos cambios de diseño y concepto en el blog, y alguna sorpresa más que llegará durante el próximo año.

Revisar nuestra lista de Algún día / Quizás

Es la época ideal para hacer una revisión a fondo de tu lista Algún día o Tal vez, donde almacenas tareas que no entran en tus planes actuales pero que en su día decidiste que merecían tu consideración, o ideas más cercanas a la categoría de deseos que a la de proyectos reales. Primero realiza una revisión a fondo de la lista descartando lo que ya no tenga ningún significado para ti. Después selecciona cuidadosamente lo que quieres hacer  – porque tienes ganas – durante tus días de descanso. Leer ese libro, crear un blog profesional, introducirte en el mundo de la cocina …

Preparar objetivos y proyectos para el año próximo

Creo firmemente que la época de vacaciones es el tiempo ideal para realizar una reflexión a fondo de nuestros objetivos y de nuestra situación actual. La semana pasada hablaba de las revisiones en niveles de perspectiva relacionados con objetivos y visión de futuro, pues ahora es el momento para implementarlas y para modificar nuestro plan de trabajo. Decidiremos qué es lo que queremos conseguir durante la próxima temporada i a qué proyectos dedicaremos con nuestro tiempo. Ten en cuenta que una de las implicaciones es revisar el tiempo del que dispones y si tienes que ajustar tu planning de actividades.

Estar con la familia, con los tuyos

Son días para la calidad más que para la cantidad. Puedes pasar tiempo con aquellas personas que habitualmente quedan relegadas a un segundo plano por tu trabajo. Puedes dedicar tiempo en CANTIDAD a tus amigos, tus padres, parientes que no viven cerca de ti, gente que no ves habitualmente o con la que tienes que quedar explícitamente para tener contacto. Puedes dedicar tiempo en CALIDAD a tus hijos y pareja para vivir conjuntamente e intentar profundizar en el conocimiento de los ya mencionados momento actual y perspectiva de futuro.

No hacer nada, disfrutar

Las vacaciones son eso, desde estar tumbado sobre la arena mientras te quema el sol, hasta no tener prisa a levantarte por la mañana. Tomarte las cosas con más calma, vivir más lentamente. Los puntos anteriores no deberían convertirse en una obligación, en una nueva forma de rutina, todo lo que tenga que ver con tu actividad profesional limítalo a dos o tres horas al día el resto dedícatelo a ti y los tuyos. Coño te lo mereces.

Dedícate a levantarte tarde, a estar con tus hijos, a leer, pasear, hacer siesta … a aquellas pequeñas cosas por las que no tienes tiempo habitualmente y aportan calidad a tu tiempo y sentido a tu vida. No todo es trabajar.

Una de las cosas a las que pienso dedicarme durante mi descanso estival es el vaciado mental. Me dedicaré a practicar la inactividad, en posición horizontal o dando mis paseos, me vaciare de preocupaciones, conseguiré no pensar en nada, a observar, a mirar al horizonte … Quizás así me olvide de todos los problemas acumulados durante el año, o que difunden los medios de comunicación sobre la situación actual y que me saturan tanto.

Para los que todavía las tengáis pendientes espero que tengáis unas buenas vacaciones, las disfrutéis al máximo y consigáis desconectar. Por favor no caigáis en el error de tupir las horas del día con actividades para aprovechar el tiempo. Descansar es una parte esencial de nuestra productividad pero a menudo la percibimos como una oportunidad perdida para hacer algo. No caigas en la trampa.

Para los que ya las habéis acabado, deciros que continuaré publicando durante el mes de agosto. No es un gran consuelo, pero podremos seguir hablando sobre productividad, GTD, Evernote … y nuestras preocupaciones.