Hace once años que empecé este blog. 11 formas esenciales de mejorar la productividad quiere destacar las mejores formas de hacer las cosas que he encontrado en todo este tiempo.

Me he decidido a establecer el mismo formato que el bloguero Hector García (Kirainet) Y su post post de cumpleaños donde cada año nos propone una lista de aprendizajes con tantos puntos como años cumple.

A partir de ahora cada agosto publicaré una lista con los aprendizajes más destacados sobre productividad personal. Sumando cada año un nuevo punto.

  1. Mejorar tu situación va de mejorar tus hábitos. Ni herramientas de última hornada ni trucos, si quieres mejorar tu situación debes mejorar tus hábitos. Eliminar los malos y crear positivos.
  2. La acción es un vehículo de transformación. Es la vía para alcanzar el cambio. No podemos recluirnos en el mundo de las ideas: objetivos, proyectos, planificaciones  deseo de cambios, castillos en las nubes. Acción es dar un paso adelante para ejecutar una parte minúscula de nuestro plan, pero ejecutar en definitiva. Cada acción es un pequeño cambio. Cada pequeño cambio un acto heroico.
  3. La multitarea no existe. Sólo puedes trabajar en una cosa a la vez. Multitarea significa tener varios asuntos abierto para atenderlos a la vez. Dispersión e interrupciones continuadas.
  4. Tienes que gestionar lo que haces pero sobre todo lo que no haces. No basta con decidir que harás mañana o la próxima semana, también hay que decidir que no vas y sentirte seguro con la decisión tomada. Dispone de listas específicas para elementos delegados y para lo que no harás esta semana, así como un almacén de ideas para llevar a cabo algún día.
  5. Revisar te convierte en una persona proactiva. Productividad equivale a proactividad, toma la iniciativa en todo lo que requiera tu atención, deja de lado notificaciones, alarmas y otros inventos para recuperar asuntos soterrados. Cualquier aviso rompe la concentración y genera malestar. Establece una rutina de revisiones, una diaria para acciones y otra semanal para proyectos.
  6. Tener un sistema mejor que fijarse objetivos. Los objetivos dan una dirección, los sistemas una forma para llegar. El objetivo es un cambio momentáneo, el sistema es un cambio permanente. Como trabajamos cada día, también como convertimos este deseo (objetivo) en realidad, como implementamos. Un objetivo es el que, el sistema es el cómo. Sin el cómo no puede haber el que.
  7. Tienes que buscar/crear una vida bien balanceada. Para ser productivo, eficaz, eficiente, para no desgastarte de forma prematura necesitas una vida bien balanceada entre lo profesional y lo personal. Una vida es como un taburete con varias patas, el trabajo, la familia, los amigos, las aficiones, los proyectos personales … Si una nos falla las otras aguantan, y aunque no fallen como más fuertes sean mejor distribuirán el peso de la nuestra vida.
  8. Encuentra el tiempo para vivir desconectado. Necesitas un tiempo prolongado para vivir sin conexión permanente, sin consultar compulsivamente tu smartphone, sin pantallas, dedicándote a actividades al aire libre y compartiendo con otras personas. Cambiar dispositivos por el cara a cara, por la conversación y las relaciones con otros.
  9. Conoce bien tus herramientas. Crear un set-up con pocas herramientas con las que trabajes de forma habitual, conociéndolas a la perfección. Desde las opciones a los atajos de teclado. Es una forma de no dispersarse y de eliminar una forma de estrés (no complicarte la vida trabajando)
  10. Aprender a trabajar en profundidad. Encontrar el tiempo para dedicarte aquellas tareas más exigentes sin interrupciones ni distracciones, dedicándose al 100%. Cultivar la concentración y trabajar de forma fluida. De no hacerlo perdemos la práctica y erosionamos nuestra habilidad para aprender o realizar las tareas más exigentes.
  11. Para ir algún lugar tienes que saber dónde vas. Si no dedicas tiempo a crear una visión de futuro, a decidir qué quieres, tu vida será una sucesión de tareas inconexas y tu esfuerzo no se materializará en nada que valga la pena.

.

Uno no incorpora cada uno de los aprendizajes dando forma a una persona que no comete errores ni fallos. Se comete errores por supuesto, y en ocasiones se vuelve a las viejas costumbres.

Me gusta pensar en cada uno de los puntos del artículo como tendencias, no en el sentido de modas sino de aspiraciones, de objetivos. Los logramos pero lo más difícil es mantenernos.

En un momento de debilidad te puedes bajar del carro. ¿Eres menos eficaz por tener un mal momento? ¿Eres capaz de volver a montar para cabalgar de nuevo?

Sea como sea siempre he deseado transmitir la vertiente de la imperfección en los post del blog. Recuerda aquí queremos descubrir cuáles son las cosas que queremos hacer y la mejor forma de hacerlas. Nada más.

Photo by Joshua Hoehne on Unsplash

Opt In Image
Mi lista privada
Del blog a tu bandeja de entrada

 

Artículos del blog + Newsletter con contenido exclusivo en tu mail

Recibe ebook 'Cómo definir mis objetivos. De la idea a la realidad' de regalo, para aprender a definir tus metas.