¿Por dónde empezar a mejorar mi productividad personal?

¿Por dónde empezar a mejorar mi productividad personal?

Por donde debo empezar si quiero mejorar mi productividad personal?

¿Qué te parece empezar leyendo una lista de conceptos básicos que deberías tener en cuenta antes de lanzarte a buscar información en ese océano de contenido que es Internet?

He creado una lista de conceptos básicos para encaminar ese proceso de aprendizaje. Un boceto inicial sobre lo que necesita saber, conseguir y aprender para que tu capacidad de hacer bien las cosas adecuadas empiece a fluir:

  1. El centro de tu eficacia son tus hábitos. Aprender cómo se crean y cómo se corrigen los malos hábitos. Es la clave para cambiar tu forma de hacer y de ser.
  2. Tu actividad se divide entre preparar lo que tienes que hacer, hacer lo que tienes que hacer y gestionar lo imprevisto. Son los tres tipos de actividad presentes en tu vida.
  3. Tu actividad necesita ser administrada. No basta con una atención casual. Preparar y administrarla requiere atención y esfuerzo.
  4. Aprende a distinguir entre lo que es importante de lo urgente. Lo primero te permitirá alcanzar tus objetivos, lo segundo apagar los incendios en tu rutina.
  5. Gestiona tu atención, no tu tiempo. No puedes parar ni modificar el tiempo, por lo tanto no lo puedes manejar. En cambio puedes estructurar tu actividad y decidir a qué vas a dedicar tu atención.
  6. La productividad personal no es una cuestión de trucos o prácticas inconexas, esto va de encontrar un sistema y trabajar según sus pautas. Ello te permitirá implantar un conjunto de buenos hábitos para ordenar tu actividad y obtener claridad.
  7. Dedicar a preparar tu actividad (preparar lo que tienes que hacer) te permitirá dedicar atención de calidad a resolver tus asuntos. Transformar una idea en acciones concretas evitar la procrastinització y reduce las interrupciones.
  8. Dedica tiempo a revisar tu actividad. Mantener tu sistema en orden – las listas de acciones y la agenda – permite anticipar y toma las decisiones para que ningún compromiso o actividad quede sin atender.
  9. Administra lo que tienes que hacer y lo que no debes hacer. Siempre hay más que hacer que tiempo y energía. Crea un criterio para escoger que hacer y que dejar en segundo plano.  Crea tu almacén de ideas y proyectos.
  10. Necesitas fijar límites. Saber en qué punto tienes que dejar de hacer para recargar y volver más adelante. Las pausas y el descanso es igual de importante que hacer. Sin descanso y unos hábitos saludables disminuye tu capacidad para solucionar problemas.
  11. No existe una división entre asuntos profesionales y personales. Tu mente no realiza la distinción entre las preocupaciones personales y profesionales, simplemente te las tira encima indistintamente. Tú tampoco puedes hacerlo al administrarlas.
  12. Hacer las cosas y hacerlas bien significa hacerlas de una en una. La mente es tu procesador y no es multitarea. Hacer una cosa una después de la otra optimiza el uso de tu atención, de tu tiempo y energía.
  13. Las herramientas y la tecnología son un amplificador. Aumentan lo que hacemos bien y también lo que hacemos mal. Si hay algo que no funciona en tu rutina continuará sin funcionar aunque trabajes con una nueva app o dispositivo.
  14. Planifica sólo lo necesario. Planificar de forma intensiva tus proyectos genera sensación de control pero te lleva a la frustración. Siempre habrá imprevistos y cambios de rumbo que te harán variar el plan inicial.
  15. Eres una persona no una máquina. Las personas somos falibles, nos equivocamos, a veces volvemos a cometer errores que creíamos superados. Ser humano significa entender la debilidad, la falibilidad y darte un margen, ser compasivos con uno mismo cuando hace falta.

El mejor momento para empezar a trabajar en tu eficacia personal siempre es ahora mismo. No importa si se trata de una inquietud nueva o un tema que retomas de forma recurrente. Siempre es el momento de aprender y llevar a la práctica algo nuevo que te ayude a mejorar tu vida, aunque solo sea de forma leve.

La lista inicial, con sus enlaces, te da el punto de partida para empezar a cambiar, implementar acciones, dar pequeños pasos que de forma incremental te puedan ayudar a cambiar de rumbo.

Si la lista se podría complementar con más conceptos déjalos en los comentarios y los iré incorporando. Gracias.

Photo by Gia Oris on Unsplash

Opt In Image
Mi lista privada
Más productividad y efectividad

Artículos del blog + Newsletter con contenido exclusivo en tu mail

Recibe ebook 'Cómo definir mis objetivos. De la idea a la realidad' de regalo, para aprender a definir tus metas.