El valor de tejer tu propia red social

¿Mides el tiempo que pasas haciendo cosas “reales” y relacionándose con otras personas?

En su día internet y el hecho de estar conectado me pareció un potenciador increíble. Las posibilidades eras inagotables. Tenías cualquier cosa al alcance de tu mano: información, conocimientos, posibilidad de relacionarte con personas a las que nunca habrías podido tener acceso…

Después de todos estos años me doy cuenta que hay un reverso tenebroso. Cuando más conectado – en línea – estoy,  más me desconecto del mundo real, de las personas y de lo que sucede a mi alrededor. Continue reading

GTD. Píldoras con atención de calidad

Dejarlo de lado todo para centrarte en una actividad de forma exclusiva. Iniciarla y finalizarla sin dejarla a medias, con la seguridad de que todo queda cerrado, sin ningún nada a concretar. Esto es atención de calidad.

Dividir tu foco, aceptar cortes en tu flujo de trabajo, incluso dar cabida a la multitarea…  Tu atención es superficial y el resultado de tu trabajo irregular.  Uno no se siente satisfecho.

En todas las disciplinas lo que importa son las bases. La atención de calidad es uno de los pilares de la productividad personal. Una vez entendido toca preguntarse  ¿Cómo  puedo cultivarla de forma eficaz?.

Continue reading

Crear una base sólida para tu productividad

Lo del post de hoy son el grano – la sustancia – de lo que he recogido de todo esto de la productividad personal.

Uno intenta aprender lo que puede, lo pone en práctica, se va dando de cabeza en la pared y lija las aristas que sobres salen y sigue adelante.

Cada vez tengo más claro que en cuando a la autogestión se refiere  yo no sé nada, pocas cosas me quedan claras pero de esas pocas creo que estas son algunas de las más importantes :-)

Continue reading

Procrastinar II. Lo fácil antes que lo importante

Comienza tu jornada, estás ante tu lista de próximas acciones y sabes lo que tienes que hacer: Hoy te toca empezar por una labor de gran exigencia, de aquellas que requiere concentración y una inversión en tiempo no menor a dos horas.

A primera hora de la mañana es cuando estás en mejores condiciones para llevarla cabo pero aún así dudas. Sabes lo que tienes que hacer pero hay algo que te tira atrás.

No sé si será la falta de recompensa inmediata, la ausencia de motivación o la intimidación que te provoca pero te dices a ti mismo que quizá mejor empezar con una acción menor que te puedas sacar de encima fácilmente y luego ya volverás a por el plato principal del menú.

¿Te suena esta historia?

Nos pasa a todos. Es humano. Priorizamos lo más inmediato – cerrar asuntos – en lugar de demorar la recompensa para obtener una ganancia mayor. Sin darnos cuenta dejamos de hacer lo que tenemos que hacer para realizar una actividad menor que nos mantiene ocupados y genera la sensación de “progreso”.

Mantenerse ocupado es una forma sutil de procrastinar Click Para Twittear

Continue reading

Email. Generar valor al procesar la bandeja de entrada

Tu efectividad personal se edifica a partir del uso que haces de la bandeja de entrada Click Para Twittear

Desde enviar todos los elementos que requieren de tu atención hasta su posterior tratamiento, cuando tomas la decisión más adecuada para cada uno de ellos.

Descargar la mente, definir y decidir eso es lo que mata esa sensación de intranquilidad permanente que genera estrés, esto es lo que crea la sensación de “mente como el agua”.

Trabajar bien con tus bandejas es el primer paso para aliviar la presión de responsabilidades y asuntos pendientes.

Por todo ello he pensado en revisitar el concepto y escribir algunos post sobre el tema. El primero trata sobre cómo relacionarte con la bandeja de entrada de tu correo electrónico.

Continue reading

Rutinas. La clave para encauzar tu día

Tenemos tendencia a funcionar en piloto automático. Creamos formas preestablecidas de actuar frente a situaciones concretas y las repetimos una y otra vez sin plantearnos si son adecuadas o nos perjudican.

Si tenemos un mal hábito lo consolidamos a través de la repetición, arraigándolo a nuestra forma de hacer (e incluso de ser). No son grandes cuestiones sino pequeños vicios que contaminan nuestra forma de actuar.

¿Cómo puedo romper unas dinámicas negativas tan consolidadas?

Continue reading