Objetivos, hábitos y rutinas

Tres formas indispensables y complementarias para mejorar la productividad personal, cada uno responde a necesidades concretas ayudando a configurar el mosaico de al nuestra actividad. Después de vaciarme a través de la consecución de objetivos como vía principal de desarrollo personal decidí distanciarme y probar algo nuevo, navegar sin un hito, mejorar a través de la implantación de hábitos, saber que podía ofrecerme de diferente esta nueva faceta.

Las siguientes líneas son una breve explicación de cómo nos quema centrarnos en objetivos y que aporta mover el centro de gravedad de nuestra productividad hacia los hábitos y la implementación de rutinas.

Objetivos, hábitos y rutinas >>

Nuevas habilidades (III). Convertir la tecnología en un recurso

La intención esta serie es responder a nuevas necesidades surgidas de los cambios producidos por las TIC. Sé que me he puesto muy pesado con el tema de la tecnología como fuente de malos hábitos pero el exceso de opciones y la falta de referencias para establecer unos criterios de selección y uso me ha llevado a enfocarlo como una habilidad. La capacidad para establecer una relación racional y sana con lo digital.

Nuevas habilidades (III). Convertir la tecnología en un recurso >>

No dejes que tus proyectos se detengan

Se detienen, se paran, quedan inmóviles en tu lista de próximas acciones y no hay manera de sacarlos de allí. Tienes la determinación y sabes que se trata de algo importante pero a la hora de la verdad te decantas por hacer otras cosas y tus proyectos continúan en standby. Revisemos los motivos por los cuales no conseguimos hacer avanzar una pieza tan importante de nuestra actividad, planteando como dinamizar la situación y restablecer la normalidad.

No dejes que tus proyectos se detengan >>

Evernote. Experimentando con el potencial de los tags

Una de las grandes ventajas de Evernote, y base para las múltiples funcionalidades para las que puede ser usado, es la flexibilidad al crear una estructura completamente personalizada a través de notebooks/libretas y los tags. Un punto fuerte con un reverso tenebroso: A medida que añadimos más subdivisiones para clasificar aumentamos la complejidad en el sistema de archivo con el riesgo de convertirlo en un simple espacio de acumulación de información debido a las dificultades para recuperarla.

Vuelvo a hablar del valor de mantener una configuración sencilla para organizar nuestra información, facilitando su uso y su conversión en una herramienta funcional, en conocimiento. Para ello dejamos de lado los notebooks como base del sistema potenciando el uso de los tags para estructurarnos.

Evernote. Experimentando con el potencial de los tags >>

GTD. Gestionar las urgencias respetando los límites

Para conseguir que las cosas se hagan con eficiencia necesitamos realizarlas respetando un cierto orden para mantener el flujo de trabajo. Getting Things Done encapsula nuestra actividad según el estado de la misma ayudándonos a canalizar el flujo y ganar en autocontrol apartando el no inmediato de nuestra vista. Tanto en situaciones extremas como en momentos de debilidad podemos cruzar las líneas para adaptar el método a una necesidad puntual o un capricho, rompiendo las reglas de juego y la magia que se genera.

Por difícil que parezca podemos encarrilar cualquier situación utilizando los principios del sistema. El post explica cómo hacerlo, así como la necesidad de respetar los límites de las listas.

GTD. Gestionar las urgencias respetando los límites >>

De la ligereza del propósito a la solidez del hábito

Centramos la necesidad de cambiar escogiendo un día en el calendario, focalizando la ilusión y el compromiso en un punto concreto para empezar a actuar de una forma diferente, rompiendo bruscamente con un hábito arraigado durante años y pretendiendo dejarlo atrás de un día para otro, sin preparación, sin reflexión sobre lo que implica, sin logística y apoyo. Nos condenamos al fracaso, a la resignación o la frustración si era algo importante para nosotros.

A través del artículo vamos a plantear el proceso para no acabar en vía muerta y perseverar. Han pasado los primeros días del año pero todavía tenemos la oportunidad de plantearlo de una forma que nos permita llegar a buen puerto.

De la ligereza del propósito a la solidez del hábito >>